Historia

Ya nuestros antepasados deseaban tallar, y lo hacían en los colmillos de los mamuts y en los cuernos de diferentes animales que cazaban, pero también trabajaban la piedra. Se supone que tras hacerlo en marfil y piedra, más fácil de obtener y trabajar sería la madera, pero no se conserva talla alguna de épocas prehistóricas puesto que la madera sufre las inclemencias del tiempo y de las carcomas, por lo que ha sido imposible que llegaran a nuestros días. Además, hay que sumar a ello que en determinadas épocas de la historia, como la Edad Media, los abundantes saqueos e incendios dificultaban y mermaban la llegada hasta nuestros días de las obras acumuladas.

En la foto, bellísima talla románica de la Virgen de Siresa en madera policromada. Es obra del siglo XIII. 

En la edad moderna las esculturas se inspiraban en la antigüedad clásica y su fin era el de exaltar la belleza.

En el mundo contemponáreo muy característico y puramente comercial son las tallas y máscaras africanas. Antiguamente constiyuían un medio para conservar el recuerdo de los difuntos, actualmente no suelen usarse con propósitos religiosos si no con fines puramente decorativos.