El verdadero protagonista: el Boj

Buxus sempervirens o boj común (en aragones 'buxo'), es un arbusto pequeño que siempre está verde, pues no pierde el follaje en el invierno. Su madera es dura y pesada, y se emplea en ebanistería para tallas delicadas. Las hojas y frutos son incomestibles y sumamente tóxicos, por lo que su uso en medicina está reservado a los profesionales.

Crece de forma silvestre en terrenos secos y rocosos, aunque su crecimiento es muy lento. Resiste bien las heladas, el viento y la sequía. El Altoaragón es zona de matas de este arbusto que crecen amparándose en el clima de la zona. Pueden llegar a vivir 600 años y después de un incendio puede brotar.

Todas las artesanías de esta web están realizadas en boj, madera noble por excelencia y rica en estos lugares, aunque muy controlado: no se puede arrancar ni obtener, por lo que resulta muy dificil la obtención de materia prima.