Tablero de ajedrez

Un tablero de ajedrez es una base que se utiliza como base para jugar al ajedrez y que consiste en 64 cuadrados (dispuestos en ocho filas y ocho columnas) alternados en dos colores: blanco y negro, aunque los colores actuales usados en las competiciones son normalmente verde oscuro y amarillo, y normalmente mantienen los tonos y vetas propios de la madera. Los materiales con los que están fabricados pueden ser prácticamente cualquiera, pero algunos, como el cristal decorativo, no es aceptado en juegos oficiales.

El tablero siempre se ubica de manera que el cuadrado en el extremo derecho de cada jugador es uno "blanco". El tamaño del tablero normalmente suele ser elegido para adecuarse a las piezas de ajedrez usadas, siendo los cuadrados normalmente de entre unos 50 y 65 milímetros de lado. Preferiblemente, el tamaño de los cuadrados debe ser aproximadamente 1,25 o 1,3 veces el tamaño de la base del rey (su base debe ser un 78% del ancho de los cuadrados).

En el análisis o descripción moderno de partidas de ajedrez, las columnas se encuentran etiquetadas con letras de la a a la h,de izquierda a derecha desde la posición del jugador, mientras que las filas tienen números del 1 al 8 correspondiendo el 1 a la fila más cercana al jugador con piezas blancas. De esta forma se pueden anotar los movimientos de las piezas a lo largo de una partida de ajedrez, esta convención estándar se denomina escritura de ajedrez algebraica.