Quién soy

Nombre: José Pardo Tomás
Ciudad: Jaca

Aficiones: Talla de la madera, la horticultura y todo lo que tenga que ver con la naturaleza.

Cualidad: Facilidad para las matemáticas.

 

Aunque vivo en Jaca, nací en Aratores, una pequeña localidad a 10 km. de mi residencia, en pleno Pirineo Aragones. Ahora estoy retirado y puedo dedicar mi tiempo a mi afición preferida: la talla de madera.

 

De pequeño, como miembro de una gran familia numerosa de escasos recursos económicos, mi suerte fue de poca escuela y muchas horas trabajando de pastor.

En mi época la ganadería era el mejor medio de vida en las montañas. El oficio se aprendía por tradición, pasando de padres a hijos de una manera natural y sencilla. Hoy en día los pastores tradicionales han ido desapareciendo y los pueblos han quedado, en muchos casos deshabitados.

La vida de pastor era de constante y sacrificada labor, con muchos ratos de soledad y sufrimiento, además de realizar una tarea poco valorada por la sociedad.

Fue en esa soledad, incluso con momentos de miedo a una edad tan temprana y con el conocimiento que da una relación tan directa con la naturaleza, cuando empezé a tallar; al principio eran mis propios "chuflos" o silbatos para ayudarme con las ovejas, después pequeños útiles necesarios para hacer más cómodo mi trabajo, y cuando ya quise realizar tallas más grandes me encontré con una situación laboral y familiar diferente que abarcaron muchos años de mi vida y muchas horas de ella. Y así fue hasta llegar a la tan anhelada jubilación, que me ha permitido poder plasmar mis ilusiones en trocitos de madera.

 

Mi carácter me ha permitido desarrollar y avanzar en el aprendizaje de un arte tan bello, de una forma autodidacta. Las cualidades necesarias para esta labor creo que son:

  • Aptitud, capacidad de concentración e imaginación.
  • Ser muy paciente con el progreso lento de los trabajos, y no desanimarse por los fallos cometidos. Se va mejorando continuamente con la práctica, pues nunca se deja de aprender.

Espero que lo anterior sirva para que aquellos artesanos potenciales que se identifiquen con estos valores o similares se animen. Da igual la edad, el nivel de estudios o la posición social, lo importante para lograr el éxito es perseverar.